Lo de menos es levantarme temprano, aunque sea domingo. El problema son las corrientes que vienen desde Alaska pues pareciera que hacen su travesía con una hielera como único equipaje. Y este pinche frío de invierno.
Aún esta obscuro cuando tomamos la carretera rumbo a San Miguel. En el carro las ventanillas cerradas, el humo del tabaco y los cinco cuerpos viajeros dan calor. Bueno y la mota que trajo Mauro también ayuda, que caray.

Mi boca seca se humedece con el jugo de naranja. La risa hace que salpique la ventanilla. Lo amarillo del líquido escurriendo y sus extrañas formas prolongan mis carcajadas y contagian a mis compañeros.

Paramos en la caseta los segundos que tarda el guardia en reconocernos. Se que traigo el traje de baño bajo la ropa. La tabla encerada, la toalla lista, y la ilusión de ver a Annette muy presente en mí.

Escogemos el área empedrada frente a la casa móvil del cerco blanco. Cuando abro la puerta el viento pega en mi cara y se cuela entre mis ropas. El metal del carro, húmedo y frío. Tiro el recipiente de mi jugo. Bajo la tabla de las racas.

Cien metros a la playa. No es mucho y voy platicando. Luis va muy adelante y con movimientos de sus brazos nos avisa que las olas están grandes. Apuramos el paso para alcanzar a ver, saboreando ya la sensación de deslizarnos por esas masas de agua marina. El peso de mi tabla hace más palpable los cúmulos de cera en su superficie.
Aún no son las seis de la mañana. Pensar en lo helado del agua me hace temblar anticipadamente. De una de las casas se escucha Mama Told Me Not To Come. Three Dog Night, dice Mauro mientras sigue la melodía. Me acuerdo que también a Rosita Alvirez su madre se lo decía. Me río. Mauro no sabe porqué. Pinche frío.

A las diez, ya con el sol en el cielo, ella vendrá y sus pies delgados sentirán la humedad de mi tabla. La cintilla en su cabello lacio y rubio harán del frío un recuerdo diluido en mi memoria.

Tan tenue como la nebulosa imagen que muchos años después sigo guardando de aquellas serpenteantes líneas amarillas que mancharon el vidrio un día de invierno en la mañana.

 DICCIONARIO:
Mota – cannabis.
Racas – Bastidores montados en automóvil para transportar surfboard.

 
Licencia Creative Commons
Este obra de http://lastierrasdelrincon.org/ está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Unported.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.