¿Te has preguntado cuales son los hábitos de trabajo de tus escritores favoritos? ¿Que música escuchan cuando escriben, dónde los hacen, cuantas horas pasan derramando palabras sobre el papel o la pantalla?

Esta serie de entrevistas darán respuesta a algunas simples preguntas que hice a algunos de los escritores de novela negra más importantes de este tiempo.

En este segunda entrega Hilario Peña, radicado en la ciudad de Tijuana, nos da a conocer algunos de sus hábitos como escritor. Que lo disfrutes.

Hilario Peña
Hilario Peña
  1. ¿Podrías presentarte y decirnos que escribes?

Hilario Peña, escritor de novelas sin escritores, la mayoría de ellas protagonizadas por comisarios y detectives.

  1. ¿Cuántas horas al día escribes?

Dos horas con cuarenta y cinco minutos.

  1. ¿A qué hora del día prefieres hacerlo?

De las cinco de la mañana a las siete con cuarenta y cinco de la mañana.

  1. ¿Te fijas un límite en palabras, o en tiempo? ¿o no hay límite?

De las cinco de la mañana a las siete con cuarenta y cinco de la mañana.

  1. ¿Cuándo escribes escuchas música? de ser así, ¿qué tipo de música?

Poco. Cuando lo hago escucho a Moondog y las Piano Sonatas de Beethoven, aunque también me funciona Big Lazy, Dave Holland y Marc Ribot.

  1. ¿Qué tan seguido consultas Internet? ¿tienes períodos en los que te abandones totalmente al vacío de la Internet? ¿O te desconectas completamente de tu conexión a la red?

Cuando termino de escribir, reviso mi correo electrónico, respondo mensajes y uso el internet como cualquier otra persona.

  1. ¿Eres Técnico o Rudo? Se dice que los escritores pueden ser dos tipos: Rudos o Técnico. Los Rudos escriben una historia rápidamente, en completo desorden, caprichosamente, así como sale. Después, regresan a ella de nuevo, cuidadosamente, corrigiendo todo lo que es horrible o lo que simplemente no funciona. Los Técnicos escriben una frase a la vez, fijándose que todo sea exacto y correcto antes de dejarla para iniciar con la siguiente. Cuando terminan, terminan. ¿Eres alguno de ellos, o algo completamente diferente.

Esta imagen romántica del genio que escribe su novela de un tirón, bajo el influjo de la sustancia que esté de moda, no me funciona. Considero que lo que resulta de esto no es ninguna rudeza, sino relatos de chicos resentidos con papá y mamá. Para crear un personaje con cualquier tipo de personalidad (ruda o técnica), se requiere disciplina y meticulosidad.

  1. ¿Comes mientras escribes?

No.

  1. ¿Qué tipo de bocadillos o bebidas prefieres?

Café.

  1. ¿Como se acomodan a tu horario de trabajo las personas (pareja /hijos/compañero de cuarto) que viven a tu alrededor?

Puedo escribir con mi hija por un lado sin ningún problema, pero a la hora en que trabajo estoy solo.

  1. ¿Estás muy atado emocionalmente al lugar en que te has acostumbrado a escribir? ¿o puedes cambiar sin ningún problema de espacio?

Regularmente trabajo en mi oficina, pero también lo he hecho en el Roots, el Ricardos, el Giussepis y hasta en el Carl’s Jr.

  1. ¿Qué tipo de hardware usas?

Hace unos años entré al Best Buy de Chulavista y pedí la laptop con la pantalla más grandota. Es la que uso.

  1. ¿Qué tipo de software usas?

No uso Mac.

  1. ¿Qué cambiarías de la forma en que escribes ahora?

Como muchos, fantaseo con la posibilidad de olvidarme de las computadoras y optar por la máquina de escribir, pero a mi editor no le gustaría la idea (y, por el ruido, ni a mi familia).

NOTA:
Según Kurt Vonnegut estos dos tipos son Swooper y Basher (Rudo y Técnico, según mi libre traducción). A falta en mi arsenal de un significado mejor para estos términos, acudo al deporte de la Lucha Libre que en México los entiende de la siguiente manera.
Los rudos son aquellos luchadores que no dudan en utilizar cualquier tipo de artimañas o trampas para lograr sus objetivos. Son también conocidos como sucios.
Los técnicos  no utilizan trampas ni maniobras ilegales en sus combates, obtienen la victoria en sus combates de manera limpia. Son también conocidos como honestos.

Hilario Peña (1979) es autor de las novelas Malasuerte en Tijuana, El infierno puede esperar, La mujer de los hermanos Reyna y Chinola Kid. Sus libros son protagonizados por detectives, comisarios y predicadores. No se encontrarán escritores en ninguno de ellos.

Licencia Creative Commons
Este obra de http://lastierrasdelrincon.org/ está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Unported.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.