¿Te has preguntado cuales son los hábitos de trabajo de tus escritores favoritos? ¿Que música escuchan cuando escriben, dónde los hacen, cuantas horas pasan derramando palabras sobre el papel o la pantalla?
Esta serie de entrevistas darán respuesta a algunas simples preguntas que hice a algunos de los escritores de novela negra más importantes de este tiempo.
En este primera entrega Víctor del Árbol nos da a conocer algunos de sus hábitos como escritor. Que lo disfrutes.

Víctor del Árbol
Víctor del Árbol – Novelista
  • ¿Podrías presentarte y decirnos que escribes?

Me llamo Víctor del Arbol, aunque el nombre no dice mucho de uno. Soy escritor, nací en Barcelona, tengo 44 años y he escrito cuatro novelas, artículos, poemas…Soy un buscador de historias.

  • ¿Cuántas horas al día escribes?

Todas las que puedo, en los viajes, en el avión, en el tren, en casa. Lo normal si no estoy de viaje es de siete a diez horas diarias.

  • ¿A qué hora del día prefieres hacerlo?

Principalmente por la mañana, temprano, en mi terraza con un café y un pitillo. Eso es gloria

  • ¿Te fijas un límite en palabras, o en tiempo? ¿o no hay límite?

No. Escribo hasta que literalmente me quedo vacío. Luego releo lo escrito, y normalmente desecho más de la mitad.

  • ¿Cuándo escribes escuchas música? de ser así, ¿qué tipo de música?

Sí. Me encanta el jazz, pero no tengo problemas en ponerme a escuchar boleros con Bebo y Cigala. A veces, dependiendo de los párrafos que quiero escribir busco música new o rock, sin problemas. Me gusta mucho Vanessa Mae, Dire Straits, Muse…

  • ¿Qué tan seguido consultas Internet? ¿tienes períodos en los que te abandones totalmente al vacío de la Internet? ¿O te desconectas completamente de tu conexión a la red?

Por mi trabajo tengo que estar bastante conectado. Es lo que me permite relacionarme con lectores de todas partes y que, en algunos casos llegan a convertirse en muy buenos amigos. Pero paso temporadas olvidado de las redes.

  •  ¿Eres Técnico o Rudo? Se dice que los escritores pueden ser dos tipos: Rudos o Técnico. Los Rudos escriben una historia rápidamente, en completo desorden, caprichosamente, así como sale. Después, regresan a ella de nuevo, cuidadosamente, corrigiendo todo lo que es horrible o lo que simplemente no funciona. Los Técnicos escriben una frase a la vez, fijándose que todo sea exacto y correcto antes de dejarla para iniciar con la siguiente. Cuando terminan, terminan. ¿Eres alguno de ellos, o algo completamente diferente?

Jaja, es buena la comparación. Diría que un término medio, una mezcla rudo-técnico. Soy un escritor muy emocional, muy visceral, pero trabajo mucho mis novelas, no las dejo al azar. Creo que ambas cosas, la espontaneidad y la técnica son necesarias; mezcladas en su justa medida dan un buen cóctel.

  • ¿Comes mientras escribes?

No. Fumo y bebo café.

  • ¿Qué tipo de bocadillos o bebidas prefieres?

Bocadillos, todos me valen, pero que el pan esté del día y que tengan un chorro de aceite de oliva si puede pedirse. No bebo, a veces un buen vino que acompañe en la mesa, pero en general no soy muy exigente.

  • ¿Como se acomodan a tu horario de trabajo las personas (pareja /hijos/compañero de cuarto) que viven a tu alrededor?

Lo aceptan con resignación. Saben que aunque mi cuerpo esté allí yo no, así que es inútil que me llamen. No apareceré hasta que termine lo que estoy escribiendo. Los viajes, la promoción y todas las horas dedicadas a los demás forman parte de algo que quien convive con una persona que escribe aprende a aceptar.

  • ¿Estás muy atado emocionalmente al lugar en que te has acostumbrado a escribir? ¿o puedes cambiar sin ningún problema de espacio?

Me gusta mi pequeña terraza (el primer borrador siempre lo escribo a mano), tengo al lado un limonero joven y algunas parras. Veo las montañas y cuando sale el sol de primera hora es un espectáculo. Prefiero ese rincón, pero puedo escribir en cualquier parte y en cualquier formato.

  • ¿Qué tipo de hardware usas?

Convencional

  • Qué tipo de software usas?

El que me proporciona el señor Gates

  • ¿Qué cambiarías de la forma en que escribes ahora?

Nada, solo dejar que mi voz siga evolucionando, que no se corrompa ni se acomode. Y que un día pueda llegar a cuantos más lectores mejor.

NOTA:
Según Kurt Vonnegut estos dos tipos son Swooper y Basher (Rudo y Técnico, según mi libre traducción). A falta en mi arsenal de un significado mejor para estos términos, acudo al deporte de la Lucha Libre que en México los entiende de la siguiente manera.
Los rudos son aquellos luchadores que no dudan en utilizar cualquier tipo de artimañas o trampas para lograr sus objetivos. Son también conocidos como sucios.
Los técnicos  no utilizan trampas ni maniobras ilegales en sus combates, obtienen la victoria en sus combates de manera limpia. Son también conocidos como honestos.

VÍCTOR DEL ÁRBOL
“Admiro a la gente que lucha por sus sueños”.
Víctor del Árbol, nacido en Barcelona en 1968, fue funcionario de la Generalitat desde 1992 hasta 2012. Cursó estudios en Historia en la Universitat de Barcelona, colaboró dos años como locutor y colaborador en el programa radiofónico de realidad social «Catalunya sense barreres» (Radio Estel, ONCE).
Como escritor fue finalista del VIII Premio Fernando Lara en 2003 con El abismo de los sueños (no publicada) y ganó el Premio Tiflos de Novela en 2006 con El peso de los muertos.
En 2011 publicó La tristeza del samurái (Editorial Alrevés), que ha sido un éxito nacional e internacional. Traducida a una decena de idiomas y best seller en Francia, cuenta con el reconocimiento de la crítica y de numerosos premios. Entre ellos, Le Prix du polar Européen 2012 a la mejor novela negra europea que otorga la prestigiosa publicación francesa Le Point en el festival de Novela Negra de Lyon, galardón que obtuvieron, en anteriores ediciones, Philip Kerr y Arnaldur Indridason, entre otros.
Su más reciente novela es Respirar por la herida.


 
Licencia Creative Commons
Este obra de http://lastierrasdelrincon.org/ está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Unported.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.