…porque ésto no es vida. Si ya hasta me fijé que las jaulas de los animales están vacías. Date cuenta que a este paso, si antes mal vivías, al rato ni siquiera eso vas a hacer. Te digo que mejor vámonos de aquí. Allá donde estoy, tan siquiera hay trabajo y puedes llegar a tener lo que en este lugar ni en sueños podrías. A ver, dime, ¿cuánto hace que no llueve? ¿Cuánto hace que ni una cabrona meada les echa San Pedro? Si por eso nos dieron estas tierras. Por que no sirven para una chingada. Ya ni siquiera se ven tantas cachoras como antes. A la mejor porque se fueron a otro lugar, lejos de aquí, porque salieron más abusadas que tú, que sigues aquí de terco. Hazme caso, yo sé lo que te digo.Vámonos a buscar mejor vida que ésta.

Por eso regresé. Para llevarte a ti y a tus hijos conmigo. Y no me salgas con que no tienes con qué, porque no te va a valer. Para eso me vine preparado con suficiente dinero. Lo que quiero que entiendas es que éste pinche desierto te va a venir matando a ti y a tus chiquillos. ¡Velos como están!, todos flacos y panzones los pobres. ¡Y mira nomás qué cabellos! Blancos se les ven de tantas liendres. Esos pinches animales van a chupar los pocos sesos que les quedan, y los van a dejar más pendejos de lo que tú estás. Al rato no van a poder ni hablar. Todo porque no te animas a dejar este rancho. Te ha de doler mucho dejar tu casa seguramente. ¡Ni que fuera un palacio este mugrero! Te apuesto a que nadie te da ni un quinto por ella.

Me duele verte como vives. Tú y tu hijos son lo único que queda de mi sangre. Por eso no voy a dejar que se queden aquí, nomás pa’ morirse. Así como se me murieron los que yo tenía. ¿Te acuerdas? Todo porque nunca se me ocurrió que en otra parte la suerte me podría cambiar. Y ya ves lo que me pasó. Pero eso no te va a pasar a ti, carnal. Ni a tus hijos. Por eso vine por ti en cuanto tuve pal’ pasaje de todos. Porque tienes que buscarte otra vida mejor que ésta. Con este calor y en este pinche desierto nunca vas a salir de jodido. Al rato ni víboras ni zopilotes va a haber para que vendas. Por eso quiero que nos larguemos, carnal. Vámonos para allá. Yo sé lo que te digo.

Jesús F. Rodríguez, México 1996

Este escrito fue creado en un taller de la escuela para escritores de SOGEM que funcionó a principios de los noventas en la Casa de la Cultura de Tijuana. Fue publicado en la Internet en el PROYECTO SHEREZADE creado y mantenido por maestros del Departamento de Lenguas Romances del MIT(Masachuset Institute of Technology) y actualmente esta hospedado en la Universidad de Manitoba, Canada. (Vámonos) (Proyecto Sherezade)

 
Licencia Creative Commons
Este obra de http://lastierrasdelrincon.org/ está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Unported.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.